Post Anarchism - #OCCUPYWALLSTREET

Saul Newman

The politics of post anarchism.
The Politics of Post Anarchism
University students in Barcelona protest austerity measures taken to end Spain’s debt crisis, June 2011.
AP Photo/Emilio Morenatti

As if in anticipation of future insurgencies, the power of the state has exponentially increased in recent years. Securitization becomes the dominant paradigm of the state – the matrix for an unprecedented deployment of strategies and technologies of control, surveillance and preemption, and for a permanent war-like mobilization.

The continual blurring of different forms of dissidence and protest into the idea of a threat to state security – climate change and antiwar protesters and activists being arrested under antiterrorist powers, for example – suggest that the so-called war on terrorism has as its target all those who dissent from the state-capitalist order. At the same time, however, we should see this logic of securitization and exception as a reaction to a certain crisis in the symbolic order of the nation-state under conditions of capitalist globalization. This nation-state as the container of sovereignty is less certain; its boundaries and identity are less clearly delineated. Security therefore, becomes a way for sovereignty to re-articulate itself in this more fluid global order. Through mechanisms of security, state power spills out beyond its own borders, constructing networks of surveillance, incarceration, control and war-making that are no longer strictly determined by national boundaries. Prisons are not prisons but camps, wars are no longer wars but “policing” operations; global networks of surveillance and information-sharing ... We are in the midst of, as Agamben would put it, a zone of indistinction, in which national sovereignty blurs into global security while at the same time reifying and fetishizing existing borders, and erecting new ones everywhere.

These developments open up two important sites for contestation. First, the logic of security itself, which has become so ubiquitous and omnipresent today, has to be seen as a mechanism of depoliticization: it is a way of imposing a certain order on social reality which is self-legitimizing and beyond question; it is an ideology that authorizes the infinite accumulation of state power. Moreover, as Foucault showed, the idea of security – as it functioned in liberal discourses of government in the 18th century – has become coextensive with the idea of freedom itself. Today we have come to think of freedom only as strictly circumscribed by security; freedom and security become part of a binary, in which the former cannot be imagined without the latter, and in which the former always gives way to the exigencies and prerogatives imposed by the latter. The liberal idea of an appropriate balance between security and liberty is an illusion. The only vision the security paradigm offers us – with its pernicious technologies and its perverse logic that grips us in a double bind – is an empty, controlled, overexposed landscape from which all hope of emancipation has faded and where all we have left to do is obsessively measure the risks posed to our lives from the ever-present specter of catastrophe. The security paradigm intensifies a micro-politics of fear, producing a kind of generalized neurosis. It is against this state fantasy of security, and the affect of the fear and despair that it produces, that radical politics must stake out its ground. It must reassert the hope of emancipation and affirm the risk of politics. This involves more than clawing back lost liberties, but rather inventing a new language of freedom that is no longer conditioned by security. Freedom must be discovered beyond security, and this can be achieved only through practices of political contestation, through forms of resistance, through modes of collective indiscipline and disobedience. For instance, the refusal and subversion of surveillance, and even the surveillance of surveillance, become part of a new language or resistance that expresses the desire for a life that no longer seeks to be “secured.”

The chasm between ordinary people and political elites has never seemed wider or more stark. Therefore the appearance of social movements on a global scale suggests the attempt to constitute an alternative political space, a new body politic: no longer the body of obedient citizens who respect the formal democratic mandate of power, but rather a rebellious, dissenting body – citizens who do not obey and who refuse to recognize the authority of those who represent them, thus breaking the bond between the subject and the state. Therefore the anticapitalist movement challenges not only the hegemony of neoliberal capitalism but also the symbolic claim of the “democratic” state to speak for its citizens. Radical movements today are not post- or anti-democratic, however: they simply find the current forms of democracy on offer inadequate, and seek to open the political space to alternative and more democratic modes of democracy.

Democracy today consists in the invention or reinvention of spaces, movements, ways of life, economic exchanges and political practices that resist the imprint of the state and which foster relations of equal liberty. The struggles that take place today against capitalism and the state are democratic struggles. At the same time, however, we might sound a certain note of dissatisfaction with the term “democracy.” We can echo Bakunin, who finds the term democracy “not sufficient.” As Derrida himself said of democracy: “[A]s a term it’s not sacred. I can some day or other, say, ‘No, it’s not the right term. The situation allows or demands that we use another term …’” The situation is changing, and the new forms of autonomous politics that are currently emerging demand the use of another term: anarchism.

Shipwrecked on the craggy shores of state power, anarchism is now moving to the forefront of our political imagination. There has been a certain paradigm shift in politics away from the state and formal representative institutions, which still exist but increasingly as empty vessels without life, and toward movements. Here new political challenges and questions emerge – concerning freedom beyond securities, democracy beyond the state, politics beyond the party, economic organization beyond capitalism, globalization beyond borders, life beyond biopolitics – challenges and questions that anarchism is best equipped to respond to with the originality and innovation that our new situation demands.

Saul Newman is a post-anarchist political philosopher whose anti-authoritarian perspective is an important counterbalance to the influence Leninist Slavoj Žižek and Maoist Alain Badiou have exerted on the far left. This article is an edited extract from Newman’s just-published book, The Politics of Post Anarchism.

32 comments on the article “Saul Newman”

Displaying 31 - 32 of 32

Page 4 of 4

Anonymous

POLÍTICAS DEL POSTANARQUISMO

Cómo si anticipara una futura insurgencia, en años recientes, el estado ha incrementado exponencialmente su poder. La seguridad se convierte en el paradigma dominante, un despliegue sin precedentes de estrategias y tecnologías de control, vigilancia y prevención, caracterizado por una permanente movilización bélica.
La continua persecución de diferentes fromas de disidencia y protesta es justificada con el pseudoargumento de la "seguridad nacional". Ahora, las protestas contra la guerra y los activistas son perseguidos por los poderes que combaten el terrorismo. Esto sugiere que la llamada guerra contra el terrorismo tiene como uno de sus blancos a todos aquellos que disienten del orden capitalista. Al mismo tiempo , debemos ver esta lógica de seguridad y estados de excepción como una reacción a la crisis del orden simbólico que experimenta el estado nación bajo las condiciones de globalización capitalista. La idea del estado nación como depositario de la soberanía es hoy menos convincente; su identidad, sus límites están menos claramente delineados. De este modo la seguridad se convierte para el estado, en un modo de ejercer la soberanía y rearticularse en el cambiante orden global. A través de los mecanismos de la seguridad, el poder del estado se excede más allá de sus límites, construyendo redes de vigilancia, encarcelamiento y control par la guerra que, no están más estrictamente circunscritos por las fronteras nacionales. Las prisiones ya no son prisiones sino campos, las guerras no son guerras sino operaciones de policía; estrategias globales de vigilancia e intercambio de información. Estamos en medio de, co mo Agamben diría, una zona de indistinción , en la cual la soberanía nacional se difumina en la seguridad global, mientas al mismo tiempo, las fronteras existentes se redefinen fetichizan y se erigen otras nuevas en cualquier lugar.

Estos acontecimientos abren dos importante espacios para la réplica. En primer la lógica de la seguridad misma, que hoy en en día se ha vuelto ubicua y omnipresente, ha sido utilizada como un mecanismo de despolitización: es una manera de imponer un cierto orden sobre la realidad social que se legitima a sí mismo más allá de cualquier cuestionamiento; es una ideología que autoriza la acumulación infinita del poder del estado. aún más, como Foucault demostró, la idea de seguridad -como funcionó en el discurso liberal gubernamental del siglo XVIII- se ha vuelto extensivo a la idea de libertad misma. Hoy pensamos en la libertad sólo estrictamente circunscrita por la seguridad; libertad y seguridad se convierten en un binomio, cuyo primer elemento no puede ser imaginado sin el segundo, ni tampoco escapar a sus prerrogativas e imposiciones. La idea liberalal de un adecuado balance entre seguridad y libertad es una ilusión. El único paradigma de seguridad que se nos ofrece, con sus tecnologías perniciosas y su lógica perversa que nos enfrenta a un doble mal, es un panorama vacío, expuesto, controlado, del cual, toda esperanza de emancipación habría fracasado, y donde todo lo que se permite hacer es considerar obsesivamente el riesgo que corren nuestras vidas en este eterno entorno de catástrofe. El paradigma de la seguridad intensifica las micropolíticas el miedo, produciendo un tipo general de nuerosis. Es contra el estado fantasioso de la seguridad y el miedo y la dispersión que produce que los políticos radicales deben bardear su territorio. Se debe reinserter la esperanza en la emancipación y exponer el riesgo que implican los políticos. Esto implica no sólo recuperar las garantías perdidas sino inventar un nuevo lenguaje sobre la libertad que no esté condicionado por la seguridad. La libertad debe ser encontrada más allá de la seguridad, y eso sólo puede ser logrado ser logrado a través de prácticas del reclamo político, la resistencia, la indisciplina colectiva y la desobediencia. De hecho, la subervisión frente a la vigilancia y la vigilancia de la vigilancia se vuelven parte de un lenguaje de resistencia que expresa el deseo de una vida no más obsesionada la seguridad.
La brecha entre la gente común y las élites políticas nunca había parecido más ancha o más desproporcionada. Por lo tanto, la aparición de movimientos sociales a escala global sugiere el intento de construir un espacio político alternativo, un nuevo cuerpo político, no el de los obedientes ciudadanos que respetan la democracia formal controlada por el poder, sino un cuerpo rebelde, que disiente .ciudadanos que no obedecen y que rehusan reconocer la autoridad de aquellos que los representan, rompiendo el nudo que ata al sujeto al estado. Por lo tanto el movimiento anti-capitalista enfrenta no sólo la hegemonía del capitalismo neoliberal sino también el discurso simbólico con el que se reivindica frente a sus ciudadanos.Los movimientos radicales de hoy no son post-democráticos o antidemocráticos, si que simplemente encuentran inadecuadas las formas actuales de democracia, y pugnan por abrir el espacio político a diversas alternativas y modos más democráticos de democracia.Hoy, la democracia consiste en la invención y reinvención de espacios, mocimientos, formas de vida, cambios en la economía y en las prácticas políticas que resisten al sello del estado y promueven relaciones de libertad e igualdad. La sacudimiento que hoy toma lugar frente al estrangulación producida por el capitalismo es un sacudimiento democrático. Al mismo tiempo, no obstantes, percibimos cierta nota de insatisfacción respecto al término democracia. Resuena el eco de Bakunin, quien encontraba el término democracia insuficiente. Como el mismo Derrida dijo acerca de la democracia: "Como término no es sagrado. Bien puedo decir un día, -no, no es el término adecuado. La situación permite o demanda que usemos otro término-" . La situación está cambiando y las nuevas formas de autonomía política emergentes demandan el uso de otro término: anarquismo.
Hundido en las costas rocosas del poder estatal, el anarquismo está ahora desplazándose al centro de nuestra imaginación política. Históricamente un paradigma vetado de las políticas y las instituciones representativas formales que se reproducen como contenedores vacíos y sin vida. Es aquí donde surgen los nuevos retos políticos y los cuestionamientos -acerca de la libertad, la seguridad, la democracia; más allá del estado y la organización económica, más allá del capitalismo y la globalización, más allá de las fronteras, la vida misma más allá de las biopolíticas- retos y preguntas para las cuales el anarquismo está mejor capacitado para responder, con la originalidad e inovación que nuestra nueva situación exhige.

Anonymous

POLÍTICAS DEL POSTANARQUISMO

Cómo si anticipara una futura insurgencia, en años recientes, el estado ha incrementado exponencialmente su poder. La seguridad se convierte en el paradigma dominante, un despliegue sin precedentes de estrategias y tecnologías de control, vigilancia y prevención, caracterizado por una permanente movilización bélica.
La continua persecución de diferentes fromas de disidencia y protesta es justificada con el pseudoargumento de la "seguridad nacional". Ahora, las protestas contra la guerra y los activistas son perseguidos por los poderes que combaten el terrorismo. Esto sugiere que la llamada guerra contra el terrorismo tiene como uno de sus blancos a todos aquellos que disienten del orden capitalista. Al mismo tiempo , debemos ver esta lógica de seguridad y estados de excepción como una reacción a la crisis del orden simbólico que experimenta el estado nación bajo las condiciones de globalización capitalista. La idea del estado nación como depositario de la soberanía es hoy menos convincente; su identidad, sus límites están menos claramente delineados. De este modo la seguridad se convierte para el estado, en un modo de ejercer la soberanía y rearticularse en el cambiante orden global. A través de los mecanismos de la seguridad, el poder del estado se excede más allá de sus límites, construyendo redes de vigilancia, encarcelamiento y control par la guerra que, no están más estrictamente circunscritos por las fronteras nacionales. Las prisiones ya no son prisiones sino campos, las guerras no son guerras sino operaciones de policía; estrategias globales de vigilancia e intercambio de información. Estamos en medio de, co mo Agamben diría, una zona de indistinción , en la cual la soberanía nacional se difumina en la seguridad global, mientas al mismo tiempo, las fronteras existentes se redefinen fetichizan y se erigen otras nuevas en cualquier lugar.

Estos acontecimientos abren dos importante espacios para la réplica. En primer la lógica de la seguridad misma, que hoy en en día se ha vuelto ubicua y omnipresente, ha sido utilizada como un mecanismo de despolitización: es una manera de imponer un cierto orden sobre la realidad social que se legitima a sí mismo más allá de cualquier cuestionamiento; es una ideología que autoriza la acumulación infinita del poder del estado. aún más, como Foucault demostró, la idea de seguridad -como funcionó en el discurso liberal gubernamental del siglo XVIII- se ha vuelto extensivo a la idea de libertad misma. Hoy pensamos en la libertad sólo estrictamente circunscrita por la seguridad; libertad y seguridad se convierten en un binomio, cuyo primer elemento no puede ser imaginado sin el segundo, ni tampoco escapar a sus prerrogativas e imposiciones. La idea liberalal de un adecuado balance entre seguridad y libertad es una ilusión. El único paradigma de seguridad que se nos ofrece, con sus tecnologías perniciosas y su lógica perversa que nos enfrenta a un doble mal, es un panorama vacío, expuesto, controlado, del cual, toda esperanza de emancipación habría fracasado, y donde todo lo que se permite hacer es considerar obsesivamente el riesgo que corren nuestras vidas en este eterno entorno de catástrofe. El paradigma de la seguridad intensifica las micropolíticas el miedo, produciendo un tipo general de nuerosis. Es contra el estado fantasioso de la seguridad y el miedo y la dispersión que produce que los políticos radicales deben bardear su territorio. Se debe reinserter la esperanza en la emancipación y exponer el riesgo que implican los políticos. Esto implica no sólo recuperar las garantías perdidas sino inventar un nuevo lenguaje sobre la libertad que no esté condicionado por la seguridad. La libertad debe ser encontrada más allá de la seguridad, y eso sólo puede ser logrado ser logrado a través de prácticas del reclamo político, la resistencia, la indisciplina colectiva y la desobediencia. De hecho, la subervisión frente a la vigilancia y la vigilancia de la vigilancia se vuelven parte de un lenguaje de resistencia que expresa el deseo de una vida no más obsesionada la seguridad.
La brecha entre la gente común y las élites políticas nunca había parecido más ancha o más desproporcionada. Por lo tanto, la aparición de movimientos sociales a escala global sugiere el intento de construir un espacio político alternativo, un nuevo cuerpo político, no el de los obedientes ciudadanos que respetan la democracia formal controlada por el poder, sino un cuerpo rebelde, que disiente .ciudadanos que no obedecen y que rehusan reconocer la autoridad de aquellos que los representan, rompiendo el nudo que ata al sujeto al estado. Por lo tanto el movimiento anti-capitalista enfrenta no sólo la hegemonía del capitalismo neoliberal sino también el discurso simbólico con el que se reivindica frente a sus ciudadanos.Los movimientos radicales de hoy no son post-democráticos o antidemocráticos, si que simplemente encuentran inadecuadas las formas actuales de democracia, y pugnan por abrir el espacio político a diversas alternativas y modos más democráticos de democracia.Hoy, la democracia consiste en la invención y reinvención de espacios, mocimientos, formas de vida, cambios en la economía y en las prácticas políticas que resisten al sello del estado y promueven relaciones de libertad e igualdad. La sacudimiento que hoy toma lugar frente al estrangulación producida por el capitalismo es un sacudimiento democrático. Al mismo tiempo, no obstantes, percibimos cierta nota de insatisfacción respecto al término democracia. Resuena el eco de Bakunin, quien encontraba el término democracia insuficiente. Como el mismo Derrida dijo acerca de la democracia: "Como término no es sagrado. Bien puedo decir un día, -no, no es el término adecuado. La situación permite o demanda que usemos otro término-" . La situación está cambiando y las nuevas formas de autonomía política emergentes demandan el uso de otro término: anarquismo.
Hundido en las costas rocosas del poder estatal, el anarquismo está ahora desplazándose al centro de nuestra imaginación política. Históricamente un paradigma vetado de las políticas y las instituciones representativas formales que se reproducen como contenedores vacíos y sin vida. Es aquí donde surgen los nuevos retos políticos y los cuestionamientos -acerca de la libertad, la seguridad, la democracia; más allá del estado y la organización económica, más allá del capitalismo y la globalización, más allá de las fronteras, la vida misma más allá de las biopolíticas- retos y preguntas para las cuales el anarquismo está mejor capacitado para responder, con la originalidad e inovación que nuestra nueva situación exhige.

Pages

Add a new comment

Comments are closed.