The straight line is godless and immoral

Potencialidades latentes

Movilizando el cuerpo erótico del intelecto general.

Este artículo está disponible en:

2011 fue el primer año del levantamiento europeo, cuando la sociedad europea entró en una profunda crisis que me parece mucho más una crisis de la imaginación social que una crisis meramente económica. El dogma económico se ha afianzado en el discurso público durante tres décadas y ha destruido el poder crítico de la razón política. El colapso de la economía global ha expuesto los peligros del dogmatismo económico, pero su ideología ya se ha incorporado en los automatismos de la sociedad viva.

La decisión política ha sido sustituida por automatismos tecnolingüísticos incrustados en la máquina global interconectada y las elecciones sociales se someten a automatismos psíquicos enquistados en el discurso social y en el imaginario social.

Pero la profundidad de la catástrofe que representa el colapso está despertando potencias ocultas del cerebro social. El colapso financiero marca el inicio de una insurrección cuyos primeros atisbos se vieron en Londres, Atenas y Roma en diciembre de 2010 y que se hicieron masivos en las acampadas de mayo-junio en España y en las cuatro noches de ira en los suburbios ingleses y en la oleada de huelgas y ocupaciones en los Estados Unidos.

El colapso europeo no es simplemente el efecto de una crisis meramente económica y financiera, es también una crisis de la capacidad de imaginar el futuro. Los tratados de Maastricht se han convertido en dogmas incuestionables, fórmulas algorítmicas y hechizos mágicos custodiados por los sumos sacerdotes del Banco Central Europeo e impulsados por corredores de bolsa y asesores.

El poder financiero está basado en la explotación del trabajo cognitivo, precario: el intelecto general en su forma actual de separación del cuerpo.

El intelecto general, en su presente configuración, está fragmentado y desposeído de autopercepción y autoconciencia. Solo la movilización consciente del cuerpo erótico del intelecto general, solo la revitalización poética del lenguaje, abrirá el camino para la emergencia de una nueva forma de autonomía social.

Franco «Bifo» Berardi es un destacado pensador del Movimiento Autónomo en Italia. En los años setenta, Berardi huyó a París por razones políticas y se hizo íntimo amigo y colaborador de Félix Guattari, filósofo del esquizoanálisis. Berardi es un teórico de los medios de comunicación y un activista de la información que actualmente enseña Historia Social de los Medios de Comunicación en la Accademia di Brera, en Milán. Este ensayo está adaptado de su último libro The Uprising: On Poetry and Finance [El levantamiento: sobre poesía y finanzas], que será publicado en noviembre por Semiotext(e).

Add a new comment

To comment or reply please Log In, Create An Account or post as Anonymous.