Somos insurgentes

Manifiesto del ejército de payasos rebeldes insurgentes.

KAREN ELIOT

Este artículo está disponible en:

Somos insurgentes porque nos hemos levantado de ningún sitio y estamos en todas partes. Porque las ideas pueden ser ignoradas, pero no suprimidas y una insurrección de la imaginación es irresistible. Porque donde sea que caemos, nos levantamos una y otra vez y otra, sabiendo que nada está perdido para la historia, que nada es final. Porque la historia no se mueve en líneas rectas, sino que fluye como el agua, a veces arremolinándose, a veces goteando, fluyendo, inundando, siempre irreconocible, inesperada, incierta. Porque la clave de la insurgencia es la improvisación brillante y no los anteproyectos perfectos.

Somos rebeldes porque amamos la vida y la felicidad más que la «revolución». Porque ninguna revolución es nunca completa y las rebeliones continúan para siempre. Porque desmantelaremos la máquina fantasmal de la abstracción por vías que son indistinguibles de punta a punta. Porque no queremos cambiar «el» mundo sino «nuestro» mundo. Porque siempre vamos a desertar y desobedecer a aquellos que abusan y acumulan poder. Porque los rebeldes lo transforman todo, su forma de vivir, crear, amar, comer, reír, jugar, aprender, intercambiar, escuchar, pensar y por encima de todo, la forma en que se rebelan.

Somos un ejército porque vivimos en un planeta en guerra permanente, una guerra del dinero contra la vida, de beneficios contra la dignidad, del progreso contra el futuro. Porque una guerra que se atiborra de muerte y sangre y excreta dinero y toxinas, se merece un obsceno cuerpo de soldados pervertidos. Porque solo un ejército puede declarar la guerra absurda a la guerra absurda. Porque el combate requiere solidaridad, disciplina y compromiso. Porque los payasos solos son figuras patéticas, pero en grupos y en manadas, brigadas y batallones, son extremadamente peligrosos. Nosotros somos un ejército porque estamos enfadados y donde las bombas fallan nosotros triunfaremos con risas burlonas. Y las risas necesitan un eco.

Somos aproximados y ambivalentes, en el más poderoso de todos los sitios, el sitio entre el orden y el caos.

Adaptado de Clandestine Insurgent Rebel Clown Army manifesto [Manifiesto del ejército de payasos rebeldes insurgentes].

Translated by terra.org.