Blackspot

#OCCUPYHOMES

Reapropiamos nuestra propiedad.

This article is available in:

La semana pasada, decenas de miles de manifestantes de #OCCUPYOAKLAND cerraron bloquearon el quinto más grande puerto del país en una tremenda demostración de la fuerza del movimiento. Fue una victoria singular. Es menos conocido que unas horas más tarde, pasada la medianoche, un pequeño contingente de ocupantes quizás haya encontrado lo que será el próximo gran avance táctico del movimiento.

Caminando entre la multitud rumbo al puerto, una cierta estruendosa militancia era evidente en la manera en que las personas, algunas con escudos, avanzaban orgullosamente. El tenso ambiente pronto dio paso a la alegría cuando se supo que la Policía de Oakland no iba a impedir el paso. Varias filas de barricadas humanas fueron montadas espontáneamente dentro del puerto por músicos ambulantes, algunos amplificados por bici-parlantes, cuya música indie mágicamente congregó a la gente en intersecciones claves estratégicamente. Una fila de treinta veteranos uniformados protegía el flanco mientras en otras partes civiles armaban cercos para cerrar [asegurar?] las calles. Se trajo agua gratis en camiones de #OCCUPYOAKLAND y por todas partes se compartían alimentos con nuevos amigos. Lo más notable de este momento revolucionario es que parecía tan fácil.

Durante el día, se había hablado de intensificar #OCCUPY de un movimiento que se concentra en tomar las plazas a un movimiento que reclamara espacios embargados. La idea tentadora de tomar edificios vacíos en poder de los bancos y convertirlos en alojamientos radicales, ocupas y espacios comunales, flotaba entre el campamento. Esa noche, un pequeño grupo de ocupantes tomó la iniciativa y reclamaron un edificio cercano donde en algún momento operó la Traveler's Aid Society, una organización sin fines de lucro que ayudaba a los indigentes, pero que había cerrado después de recortes de presupuesto gubernamentales. “Teníamos planes para comenzar a usar este espacio como biblioteca, como lugar para clases y talleres, y también como un dormitorio para los que tienen complicaciones médicas,” explicaron en un comunicado.

La respuesta del Estado fue veloz y violenta: “cientos de policías, armados de pies a cabeza con armas menos letales, gases lacrimógenas y granadas de flash” rápidamente suprimieron la expansión del movimiento mientras los medios de comunicación privados aseguraron que la nación amanecería con historias de violencia descontextualizadas. Pero, como señalaron los manifestantes, esta reacción desproporcionada revela que posiblemente dieron con nuestra mayor fortaleza. ¿No es extraño que “la ciudad gastó cientos de miles de dólares para proteger el derecho de un propietario a cobrar unos pocos miles cada mes... mientras el bloqueo del puerto—una acción que causó pérdidas de millones de dólares—no encontró ninguna resistencia”? ¿Por qué “el intento de tomar un solo edificio, un edificio desocupado se encontró con la más brutal y veloz reacción?

Mientras #OCCUPYWALLSTREET se atrinchera para el invierno en Zuccotti, con veinte carpas de tipo militar que cuestan más de $20.000, el resto del movimiento aguarda con trepidación las frías noches por venir. Aprendamos de la gente de Oakland, ya que han hallado una solución muy sencilla y elegante: nos trasladamos al interior, y reapropiamos los espacios [embargados.

En cada ciudad de América, hasta en las zonas más ricas, hay tiendas vacías y casas cuyos residentes han sido desalojados mientras los bancos propietarios mantienen esos espacios sin darles uso alguno. Cada uno de estos edificios desocupados es un #OCCUPY potencial, una futura toma que nos invita, que espera nuestra llegada.

En un discurso en #OCCUPYWALLSTREET, la filósofa Gayatri Chakravorty Spivak instó al movimiento a no permitir que la mera “sobrevivencia contara como una victoria suficiente.” Su punto fue simple y profundo: perseverar no es ganar. Ganamos innovando e intensificando nuestros numerosos ataques hasta que la bestia del capitalismo consumista se desplome.

Micah White

Translated by the Translator Brigades[email protected]

Adbusters 111 Cover

On Newsstands December 3

At last we’re in Winter. It’s the year 2047. A worn scrapbook from the future arrives in your lap. It offers a stunning global vision, a warning to the next generations, a repository of practical wisdom, and an invaluable roadmap which you need to navigate the dark times, and the opportunities, which lie ahead.

Subscribe to Adbusters Magazine